Año nuevo, mismos defectos

El Celta cierra la peor primera vuelta en tres décadas tras repetir errores de otros días

La única noticia positiva es que el equipo abandona los puestos de descenso

El Celta cerró el domingo la primera vuelta en 30 años. Un dato que choca con el hecho de que, pese a todo, los celestes durmieron fuera de puestos de descenso después de varias semanas ocupando la antepenúltima posición de la tabla. La realidad, sin embargo, muestra un equipo que en 2020 sigue cometiendo los mismos errores que el curso pasado, cuando sólo un milagro de última hora logró evitar males mayores.

Así, una vez más, los de Óscar García se adelantaron en el marcador, desperdiciando finalmente esa ventaja. Algo que ya había sucedido, sin ir más lejos, en el último partido en Balaídos contra el Mallorca. Entonces el gol visitante fue, si cabe, más doloroso, ya que llegaba con el equipo bermellón en inferioridad numérica.

No obstante, el empate guarda similitudes, mostrando la mandíbula de cristal de un conjunto incapaz de mantener una ventaja, fundamentalmente por errores defensivos. El domingo bastó un buen centro lateral de Estupiñan para que David Costas se dejase ganar la espalda facilitando el remate en plancha del Chimy Avila.

Errores clamorosos, como el cometido por Néstor Araujo en el Ciutat de Valencia en la jornada anterior, que prefirió quedarse protestando un fuera de banda -efectivamente favorable a los celestes- que retomar su posición. Una decisión infantil que supuso el segundo gol del Levante.

De los más goleados

Son sólo algunos ejemplos que muestran un equipo demasiado débil atrás, con una defensa en la que ninguno de sus miembros atraviesa por su mejor momento: desde los centrales hasta el capitán Hugo Mallo, que ha perdido el puesto en algunos partidos durante las últimas semanas. El resultado: el conjunto celeste cierra la primera vuelta como uno de los conjuntos más goleadas, con 29 dianas en contra: más de un gol y medio por partido. Únicamente los tres equipos en descenso -Mallorca, Leganés y Español- presentan peor bagaje.

Y por si esto fuese poco, la situación tampoco mejora arriba, con Iago Aspas y Santi Mina aún lejos de sus mejores registros. En definitiva, mucho tendrán que cambiar las cosas si el equipo quiere escapar del fuego de Segunda. Es cierto que el punto del domingo les permite dormir fuera del descenso tras muchas semanas ocupando esas posicione. Tan cierto como que los de abajo aprietan, y el Leganés está ya a tan sólo un punto.