Análisis con drones subacuáticos constatan el buen estado de los fondos marinos de Cíes

Las filmaciones, efectuadas en todo el Parque Nacional, se efectuaron con el Seasam Rov, un dispositivo con una capacidad de alcance de 100 metros de profundidad

Los fondos marinos del Parque Nacional marítimo-terrestre de las Illas Atlánticas de Galicia presentan un muy buen estado de conservación, según los últimos análisis realizados con drones subacuáticos.

El estudio de los hábitats y especies costeras submareales se realizó por medio de censos visuales llevados a cabo a través de inmersiones de equipos de inmersión autónomo que tuvieron lugar en los meses de mayo y julio en los 4 archipiélagos que integran el parque. Los tramos elegidos para estas inmersiones fueron los mismos que los seleccionados en el año 2014 para trabajos previos de seguimiento de comunidades biológicas.

Las filmaciones se efectuaron con el Seasam Rov, un dispositivo  proporcionado por Zoomare con una capacidad de alcance de 100 metros de profundidad. Además, los buceadores iban equipados con ordenadores submarinos que registraban la profundidad y la temperatura en cada punto del recorrido.

A continuación, se llevó a cabo análisis de las imágenes en el laboratorio con la elaboración de un inventario caracterizado en función de la presencia de las especies más notables. Además, se cuantificó el número de individuos observados de un total de 21 especies piscícolas, seleccionadas en base a su presencia habitual en los hábitats del parque y clasificadas bajo las categorías de presente, abundante y muy abundante.

Estado de los hábitats

En el caso del archipiélago de las Cíes se localizaron 9 nuevos hábitats con respecto a 2015 mientras que, desde entonces, en la isla de Ons 6 hábitats experimentaron cambios dando lugar a la aparición de 5 nuevas zonas naturales.

Hace falta destacar que en Sálvora, que cuenta con 5 hábitats distintos con respeto el estudio hecho hace 7 años, aparece una zona de roca dominada por invertebrado con corales.

En lo que respecta a Cortegada, no se observan grandes cambios en el fondo de los espacios analizados aunque mantienen los trabajos para retirar ejemplares de lechuga de mar, después de detectarse una elevada presencia de esta especie oportunista.