AMANDA BLACK 1 – UNA HERENCIA PELIGROSA

El día, hora, minuto y segundo exacto en que cumple 13 años, Amanda Black, una niña pobre que vive con su tía en los suburbios de una gran ciudad, recibe una carta en la que le hacen entrega de una mansión, siempre y cuando acepte las condiciones de su herencia. Al mismo tiempo, empieza a notar que físicamente está siendo capaz de hacer cosas que nunca se habría creído capaz…

Autores: Juan GÓMEZ-JURADO y Bárbara TORRES – Editorial: Ediciones B. Barcelona, 2021– Páginas: 192 – Género: Thriller – Público: Infantil


Tengo que decir que descubrí este libro por mi sobrina Rocío, que tiene once años y es lectora empedernida como yo. Me gustó ver que un escritor famoso es capaz de escribir también para públicos que no son su objetivo habitual. Y de hacerlo tan bien, tengo que añadir.

Juan Gómez-Jurado (Madrid, 1977) se ha aliado con su esposa, la psicóloga infantil, también madrileña y escritora Bárbara Montes, para publicar durante el año 2021 una trilogía de novelas infantiles, con una sola protagonista, una niña de 13 años llamada Amanda Black. No es la primera vez que la pareja se une en un proyecto editorial: unos años antes se había publicado la serie de los Rexcatadores, pensada para niños aún más pequeños.

Amanda Black es una niña que está a punto de cumplir 13 años. Huérfana desde muy niña, malvive con su tía abuela en un ínfimo apartamento, en los suburbios de una ciudad. El día anterior a su cumpleaños, un extraño mensajero le hace llegar un sobre con la instrucción de que lo abra exactamente a una hora, minuto y segundo determinado del día de su cumpleaños: la hora exacta de su nacimiento. Cuando lo abra, descubrirá que es la heredera de la mansión Black: una antiguo y algo ruinoso palacio en un barrio alto. Pero no sólo es la dueña de la mansión: también es la última de los Black, y deberá seguir el legado de su familia…

El libro no deja de ser una novela infantil. Esto es una opinión muy personal, pero Amanda no da la sensación de ser una adolescente de 13 años, sino algo más joven, porque es muchos aspectos es infantil, del modo en que a muchos padres les encantaría que siguieran siendo los niños a esa edad. De todas formas, el libro está pensado para niños hasta los doce años, y creo que encaja perfectamente.

Es muy entretenido. Y muy moderno. Amanda (y su nuevo amigo Eric, que conoce en su nuevo instituto) utilizan tecnología de última generación, sobre todo informática – de lo que Eric controla bastante – y su vida es la aventura continua que todos hemos soñado a su edad. En el primer libro hacen rápel, se caen por un edificio, utilizan un traje de fiesta que se convierte en traje de escalada… Es genial.

Además, las relaciones entre los personajes son muy normales. Con sus enfados de niños y sus inmediatas reconciliaciones, comprobando lo fácil que se resuelve todo: basta con hablar. A Eric le gusta una compañera de clase, amiga de los dos; Amanda no lo entiende. Hay niñas en su clase, el grupo que llamaríamos de pijas, que desprecia a Amanda por como viste; y hay matones que molestan (bullyng, lo llaman ahora) al friki de Eric.