Adolfo Domínguez cede la presidencia del grupo a su hija Adriana Domínguez tras 28 años en el cargo

Adolfo Domiìnguez y Adriana Domiìnguez en un acto público.

El nombramiento ha sido aprobado por unanimidad por los miembros del consejo de administración y previo informe favorable de la comisión de Nombramientos y Retribuciones

Adolfo Domínguez Fernández, presidente y principal accionista del grupo desde hace 28 años, ha decidido consolidar el relevo generacional en la compañía, renunciando a la presidencia y apoyando la elección de la consejera delegada, Adriana Domínguez, como nueva presidenta ejecutiva de la compañía. El nombramiento ha sido aprobado por unanimidad por los miembros del consejo de administración y previo informe favorable de la comisión de Nombramientos y Retribuciones (compuesta exclusivamente por consejeros independientes).

La decisión refrenda la sucesión natural en la firma, que ahora debe encarar el futuro de la compañía en el marco de la recesión económica mundial provocada por la crisis del coronavirus. Adriana Domínguez es consejera de la empresa desde noviembre de 2016 y desde julio de 2017 el consejo delegó en ella todos los poderes ejecutivos, primero como directora general (2017-19) y como consejera delegada (desde julio de 2019), cargo que ahora se añade al de presidenta del consejo de administración.

El hasta ahora presidente ha querido hacer coincidir el relevo generacional con el final del mandato estatutario de la presidencia, en vez de optar a su renovación. Tras más de dos décadas como presidente, Adolfo Domínguez deja el cargo, aunque permanece en el órgano de administración de la empresa como consejero dominical. El creador gallego es el principal accionista de la compañía con un 31,5% del capital.