La estrategia del banco incluye mantener una participación significativa en el accionariado de la empresa y buscar un socio industrial a medio plazo

Abanca ha formalizado hoy, en la reunión de la Junta General de Socios de Nueva Pescanova, la toma de control de la pesquera, tras haberse hecho con el 80,46% de las acciones, en virtud de un acuerdo con Banco Sabadell y Caixabank. Una junta en la que se ha aprobado por unanimidad la elección como nuevo presidente ejecutivo de José María Benavent, que sustituye a Jacobo González Robatto, quien ostentó dicho cargo los últimos cuatro años.

Javier Carral (director de participadas de Abanca), Marco Nieto (director de seguimiento de crédito de Abanca) y José Fafián completan el órgano de gobierno corporativo de Nueva Pescanova.

Como explica la entidad en un comunicado, el reto es ahora impulsar el refuerzo de la estructura financiera de la compañía y de sus principales ámbitos de actividad corporativa y comercial, con el objetivo final de fortalecer la competitividad de la compañía en un entorno de gran complejidad.

Abanca devolverá la gestión de Nueva Pescanova a Galicia, y específicamente, a Vigo, para asegurar que las operaciones y centros de decisión permanezcan en la Comunidad. A este efecto, Nueva Pescanova primará la colaboración con el tejido productivo gallego en la relación con sus proveedores.

«La apuesta por Galicia debe ser compatible con la visión internacional, imprescindible dada la naturaleza global de la actividad de Nueva Pescanova», subraya la entidad financiera. Para ello, Abanca promoverá la búsqueda de un socio industrial que contribuya a desarrollar el proyecto de la compañía a través del aprovechamiento del valor añadido que aporte.